inicio


Volver a la Home
 
  menu1
menu2
menu3

menu4

Las fobias a los ruidos son muy comunes y pueden llegar a causar complicaciones muy serias que afectan a la calidad de
vida de los perros. En la actualidad existen numerosos métodos que ayudan a los perros con fobias.

Las fobias no tratadas se hacen más severas cuando se produce una exposición repetida al estímulo que las causa
. Esto lleva a que:

  • Incremente la sensibilidad frente a ruidos inesperados.
  • El animal tenga miedo a lugares o situaciones en las que se enfrentó al estímulo fóbico.
  • Coge miedo a los eventos que preceden al estímulo. (olor a hogueras, el silbido de los cohetes, o en caso del miedo a
    los truenos, el olor de la lluvia).
  • La reacción puede extenderse a otros ruidos no relacionados con el estímulo inicial.
  • Al final, se generaliza la reacción fóbica a los ruidos cotidianos.

Estos problemas se pueden presentar lentamente a lo largo de los años o de forma súbita como resultado de un
hecho traumático (como un petardo que explota cerca del perro).

Entre los tratamientos utilizados para combatir estos miedos, se encuentra la terapia comportamental,
los fármacos y la feromona de apaciguamiento canino ADAP.